Porfirio Díaz quería ser presidente de México pero perdió las elecciones de 1871 contra Benito Juárez, quien gobernaría por cuarta ocasión. Díaz se opuso a la reelección de Juárez y proclamó en 1872 el Plan de la Noria donde demandaba elecciones libres y la no reelección. Su plan fracasó.

Tras la muerte de Juárez (de paro cardiaco) en Julio 1872, Sebastián Lerdo de Tejada se queda como presidente interino y llama a nuevas elecciones. Porfirio Díaz se lanza nuevamente como candidato pero pierde las elecciones de 1872 en contra de Sebastián Lerdo de Tejada.

Sebastián Lerdo de Tejada quería reelegirse para las elecciones de 1876. Esto representó una nueva oportunidad para Porfirio Díaz de oponerse a la reelección.

En San Lucas Ojitlán, Porfirio Diaz declaró el Plan de Tuxtepec el 10 de Enero de 1876 que buscaba destituir a Sebastián Lerdo de Tejada y proclamando con ello el principio de no reelección. Cinco días más tarde, el 15 de Enero de 1876, el plan de Tuxtepec se firmó en el hotel Buenavista en la ciudad de Tuxtepec. En la actualidad existe una placa que conmemora este hecho y podrás visitarlo en la Av. Independencia esquina con Rayón, el hotel ya no existe pero en su lugar encontrarás el banco Banamex.

Placa que conmemora la firma del Plan de Tuxtepec.

En esta ocasión el plan de Díaz funcionó y la reelección en 1876 de Sebastián Lerdo de Tejada fue considerada ilegal. Un nuevo presidente interino fue nombrado y llamó a elecciones en 1877. Porfirio Díaz sería el único candidato y se convertía en presidente de México en Mayo de ese mismo año.

Irónicamente, Porfirio Díaz se reeligió multiple veces convirtiendo a México en una dictadura. Este periodo de más de 30 años se le llamó el porfiriato. En este periodo, la región de la Chinantla pero en especialValle Nacional sería conocido como el Valle de la Muerte por la esclavitud aquí ejercida en las haciendas tabacaleras y por las cárceles para presos políticos.